¿Necesito un profesor de inglés?



Si te has planteado como objetivo mejorar tu inglés, o aprender el idioma de una vez por todas, es bastante probable que te hayas planteado si necesitas un profesor de inglés. Creo que es una cuestión que merece la pena pensarse para poder sacarle el mejor rendimiento a nuestro esfuerzo.

profesor de ingles

No soy de la opinión de que haya una respuesta única válida para todos los estudiantes de inglés, así que voy a intentar explicar en este artículo cuáles son las distintas cosas que tenemos que tener en cuenta.

La principal ventaja de tener un profesor de inglés está en el apoyo psicológico que supone tener a alguien que puede resolver nuestras dudas, y orientarnos en nuestra práctica. Si por nuestra forma de ser estamos acostumbrados a lanzarnos a los proyectos de la mano de otras personas, es más que probable que nos resulte útil contar con la ayuda de un profesor, y mejor aún si estamos en un grupo con otros alumnos. Tarde o temprano llegan momentos de estancamiento en nuestro aprendizaje, y es fácil que decaiga nuestro ánimo. Contar con el apoyo de un profesor y/o unos compañeros de estudios pueden suponer la diferencia entre tener la motivación para seguir adelante a pesar de todo, o no tenerla, y vernos tentados a tirar la toalla. Si tu forma favorita de lanzarte a los proyectos es con otra gente, creo que sin duda debes tratar de tener un profesor de inglés, y a ser posible unos compañeros de estudios.

Por otra parte, hay personas con un carácter más autodidacta, que disfrutan con el reto de estudiar por su cuenta, y que encuentran la motivación en el propio desafío de tratar de superarse a sí mismas cada día. Para estas personas, no es tan importante el apoyo anímico de un profesor o unos compañeros de clase como el sentirse capaces de superar las dificultades por su cuenta. Si tu forma de ser se parece más a ésta, entonces probablemente no notes un gran beneficio en tener un profesor de inglés y/o unos compañeros de clase.

En realidad no creo que sea mejor tener un profesor que no tenerlo, ni viceversa, si no que me parece que depende de la forma de ser de cada uno. Eso sí, tenemos que tener muy claro que tanto si tenemos un profesor de inglés como si no, el esfuerzo por aprender lo tenemos que hacer cada uno por nuestra cuenta. Podemos ayudarnos con el apoyo anímico de un grupo o de un profesor, pero si queremos mejorar nuestro inglés tenemos que trabajar dentro y fuera de clase.

Un riesgo que corren los alumnos que asisten a clases de inglés es el de reducir su práctica al rato que pasan en clase. Esto es realmente una mala estrategia. Como suelo decir, para aprender inglés hacen falta esfuerzo y constancia. Y hace falta llevar el inglés a nuestro terreno, es decir, acostumbrarnos a utilizar el inglés en nuestra vida, para cosas que nos interesan, ya sea para comunicarnos con otras personas, leer libros, ver películas o escuchar la radio. Todas estas son cosas que conviene que hagamos regularmente en nuestra vida diaria, si queremos hacer un avance importante en nuestro inglés, y requieren una decisión personal de vencer el miedo y practicar por nuestra cuenta. Tener un profesor o unos compañeros de clase pueden ayudarnos con ideas para hacerlo mejor, y resolver cualquier problema que surja cuando estemos estancados, pero si no tenemos una motivación personal, realmente poco importa todo lo demás.

En resumen, lo que quiero decir es que nadie puede aprender inglés por nosotros, y que es una responsabilidad de cada uno hacer el esfuerzo necesario para aprender y mejorar. Si por nuestra forma de ser nos ayuda trabajar con un profesor de inglés y compañeros de clase, entonces debemos tratar de apuntarnos a algún tipo de curso presencial, o buscar un profesor particular, o simplemente hacer un grupo de estudio con amigos que se juntan para practicar y estudiar el inglés periódicamente en una biblioteca, cafetería o similar.

Si por el contrario somos personas más bien autodidactas, debemos concentrarnos en encontrar los mejores materiales de estudio, y hacer un esfuerzo por llevar a la práctica nuestro inglés, y que no se convierta simplemente en una rutina de estudio, si no que realmente usemos el inglés en situaciones reales. De todos modos nos puede beneficiar mucho estar en contacto con personas que conozcan bien el idioma (profesores o no), que nos puedan orientar en un momento determinado, y para eso nos podemos beneficiar de los recursos que ofrece internet para aprender inglés.

En cualquier caso recuerda que el aprendizaje del inglés requiere esfuerzo y paciencia, así que asegúrate de que pones mucho de estos dos ingredientes en tu receta, y seguro que a la larga notarás que irás mejorando. Aprender inglés se parece bastante más a un maratón que a un sprint.

Espero que este artículo te haya resultado útil para decidir si necesitas o no un profesor de inglés. Me encantaría saber tu opinión sobre este tema, así que no dudes en escribir en los comentarios debajo de este artículo. Y si tienes cualquier pregunta sobre cómo mejorar tu inglés, escríbeme ahí, e intentaré ayudarte en lo que pueda.



Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *