Inglés: aprender con el mejor método



aprender ingles

Es complicado decidirse por un método de enseñanza de inglés, sin duda, la única forma en la que podemos estar seguros de si un método es eficiente o no, es probándolo y así, tener un idea personal a partir de la experiencia, de qué tan competente es el curso o metodología.

Obviamente esto no resulta muy conveniente, a menos que tengamos tiempo de sobra (sobre todo dinero) para dedicarnos a este tipo de ‘investigaciones’.
Entonces, finalmente, a la hora de elegir el método que pueda ofrecernos los mejores resultados, hay que tomar en cuenta los criterios personales que tenemos a la hora que pensamos en aprender un idioma.

La primera pregunta que uno debe hacerse es ¿quiero aprender inglés? Y no es que sea una pregunta tonta siempre y cuando seamos conscientes de lo que implica. Querer no es solo un capricho y en el caso de aprender un idioma, significa una inversión de tiempo y dinero que dará como resultado un valor agregado a nuestra hoja de vida y a nuestra propia experiencia. Conocer más de un idioma permite el acceso a fuentes de información en distintas lenguas, así como tener la oportunidad de competir para ingresar a buenas universidades en otros países y aspirar a otras fuentes de trabajo.

Entonces, si uno quiere aprender inglés hay que hacerse otra pregunta ¿realmente estoy dispuesto a dedicar tiempo a los estudios? Sabemos que una cosa es querer y otra cosa es llevar a cabo nuestros sueños. Y con el inglés, como con cualquier idioma, hay que tener muy claro que no estamos en un juego de niños, no podemos poner excusas como ‘tengo que trabajar’ o ‘esto es demasiado fácil’ para no asistir a clases o dedicar unas horas a las prácticas fuera de estas. Para llevar a cabo un plan, hay que comprometerse con lo que deseamos.

En este caso, sopesando los pros y los contras que vemos en nuestra vida, hay que buscar el mejor método que se adecue a nosotros. Y algo que sí es cierto, es que la mayoría de personas adultas no tienen tiempo real que dedicarle en sus vidas cotidianas a un curso de idiomas, pues eso es invertir tiempo y dinero cuando el tiempo y el dinero se aprovechan mejor en el trabajo o en momentos de relajo…y aprender inglés no es para muchos un relajo.

Por eso, invertir una fuerte suma en clases de lunes a viernes, a las que probablemente no se asistirán y a las que no se les dará la atención adecuada no parece ser muy atractivo ni para la satisfacción personal de ‘aprender’ ni para el bolsillo.

Por eso se ofrecen los cursos online de inglés, que es una forma estudiar inglés desde casa o desde cualquier lugar con acceso a internet. Otras alternativas para el aprendizaje de un idioma son los viajes lingüísticos, que plantean enseñar en menos tiempo que en un curso normal, el inglés en base a lecciones didácticas en una escuela de idiomas en el país de elección del estudiante, y este, mientras aprende el idioma tiene la oportunidad de disfrutar de una ciudad exótica con muchas ofertas turísticas que no se desaprovechan por estar en un curso de idiomas. Lo mejor de esto, se pueden aprovechar las vacaciones para tener estas lecciones y en ningún momento se notará que se está ‘aprendiendo’.



Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *