3 formas de aprender inglés de forma divertida



No importa si eres principiante o avanzado, tú puedes aprender inglés o reforzar los conocimientos que recibes en tus clases, de una forma divertida y que no te cueste.

A continuación te presentamos las 3 mejores formas de aprender inglés básico o incluso avanzado, de manera divertida.

 1. Ve películas



Ver películas es una de las actividades más entretenidas y educativas que hay. Desde películas para niños, históricas hasta de tramas complejas por ejemplo de ciencia ficción.

Con los avances  en la tecnología del entretenimiento, hoy en día podemos seleccionar el idioma y  elegir entre si queremos ver subtítulos o no. Además, podemos ver secciones  específicas una y otra vez.

Principiantes:  Selecciona alguna película, quita la opción de subtítulos. Lo  que tienes que hacer es tratar de reconocer palabras y asociarlas con acciones visuales. Esto es lo que  realmente hacen los bebés al aprender a hablar: oyen, asocian y repiten.
No se trata de entender todas y cada una de las palabras, solo de reconocer sonidos y asignarles una imagen, no más. Te sorprenderá ver que entiendes más de lo que crees porque el todo (imagen, audio, expresiones, lenguaje corporal, etc.) le da un significado a lo que se habla en la pantalla.

Intermedios:  Dependiendo de la cantidad de vocabulario, puedes entender más palabras y  asociar más acciones, inclusive puedes poner los subtítulos para confirmar el vocabulario, verbos, etc.
El entendimiento de la trama se hace más  claro y se entienden mejor los diálogos. Intenta ir repitiendo partes de los  diálogos para efectos de pronunciación.

Avanzados: Si  ya tienes un buen manejo del inglés, puedes enfocarte en la repetición de  palabras para mejorar tu pronunciación, aprender expresiones idiomáticas,  reforzar el uso de tiempos gramaticales, etc.
Inclusive y dependiendo del tipo  de película que estés viendo, puedes aprender un poco de cultura.



Una variante  del cine es la TV por cable. Hay todo tipo de programas prácticamente para  cualquier audiencia y seguramente encontrarás algo de tu interés. Si el  programa que te interesa tiene subtítulos, te recomiendo que los cubras para que  no te distraigas y te fuerces a entenderlo directamente.

2.   Aprender con canciones

Cantar es una buena manera de aprender  los idiomas.

Principiantes:  Canta melodías fáciles. Las canciones populares o infantiles son melodías muy sencillas en vocabulario y pronunciación. La mayoría de las veces son lentas,  melodiosas y fáciles de recordar.

Intermedios:  Escoge canciones más difíciles de algún cantante o grupo que sea de tu agrado.  Primero lee la letra de la canción en voz alta y repítela unas tres veces antes  de cantar con la grabación. Una vez que te sientas a gusto con la velocidad y la pronunciación, sigue la grabación.
Anota algunas palabras para incrementar tu  vocabulario. Puedes usar la técnica de mapa de palabras o un buen diccionario  para esto. Evita traducir porque quizás no le encuentres sentido a las palabras.
Recuerda que la asociación de ideas a tu lengua materna, en nuestro caso que es el español, es muy diferente y en  muchos casos, no existe traducción literal para algunas palabras. Trata de  pensar directamente en el idioma que estas aprendiendo.

Avanzados: Haz lo mismo que los intermedios, solo que usa Rap, Hip Hop o canciones complicadas y rápidas. Para complementar, puedes marcar  frases idiomáticas y jergas como expresiones populares, dobles sentidos,  vocabulario familiar, etc.

 3.  Cuenta Cuentos

La lectura es  básica para adquirir vocabulario. No importa si es una revista, un libro o un  manual, lo importante es que sea una lectura que nos atraiga.

Principiantes:  Recomendamos lecturas que contengan muchas imágenes como revistas de salud,  moda y deportes en general. También los cuentos infantiles pueden servir para  esta práctica. La idea es asociar palabras a imágenes y así incrementar tu vocabulario.
Esto no solo ayuda a incrementar tu vocabulario si no que ayuda a  entrenar a tu mente a pensar en el idioma. Los anuncios también pueden ser una  buena fuente para este ejercicio.

Intermedios:  Puedes usar lecturas más especializadas como revistas temáticas y hasta  manuales. La idea es reconocer y adquirir vocabulario.
Leerlas en voz alta es  también una buena idea ya que ayuda a fijar el vocabulario, mejora tu  pronunciación e incrementa tu fluidez.

Avanzados: Las  novelas y libros completos de temas de tu interés son un gran reto. No solo  enriqueces tu vocabulario si no que te familiarizas con diversas estructuras  gramaticales y al mismo tiempo aprendes de otros temas.
Leerlas en voz alta  también es una buena idea.

Existe software  que utilizan las personas para ayudarse en forma visual, como tambien programas en la red, redes sociales, etc..

Espero que estos consejos te sean útiles. Solo ten en cuenta que para que funcionen hay que ponerlos en  práctica.



Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *